EXALTACIÓN DE LA SANTA CRUZ

Reflexión.

En nuestra sociedad, hay un verdadero miedo a la Cruz, a la Cruz del Señor; podríamos preguntarnos el por qué, y me parece que la respuesta es porque hemos empezado a llamar cruces a todas las cosas que no nos gustan de la vida. Mirando el ejemplo del Señor, nos damos cuenta de que no solo esto es erróneo, sino que además, la Cruz, si es de Dios, se vuelve fecunda.

Con una visión panorámica de nuestra historia de salvación, tenemos en el pasado aquel famoso árbol con el fruto del pecado que nos llevaba a la muerte (Cfr. Gn 3,1-7); ahora sin embargo, tenemos gracias a Dios -nunca mejor dicho- la Cruz como el árbol de Vida con el fruto del Amor, que si pruebas de Él te dará no cualquier vida, sino la Vida Eterna.

Está claro que cuando el premio es tan grande, el camino al premio no es nada fácil y mucho menos en el día a día con sus problemas, agobios y dificultades en general, que nos hacen involuntariamente dejar la cruz y a no querer ni siquiera el plantearnos en muchos casos, que hemos de cogerla, mucho menos, que ha de ser cogida gustosamente sobre nuestros propios hombros.

Pero aquí en toda esta historia hay una cosa muy clara, y es que sin esfuerzo, sin sufrimiento no hay recompensa, como ya lo dejó claro el Maestro: “si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, lleve su cruz cada día y sígame” (Mt 16,24).

Israel Verano Fernández

www.puestapunto.org

Los Palacios y Vfca.

(Sevilla)

@israverano

EXALTACIÓN DE LA SANTA CRUZ

Marco Antonio
Entradas creadas 41

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Publicaciones relacionadas

Comienza escribiendo tu búsqueda y pulsa enter para buscar. Presiona ESC para cancelar.

Volver arriba